miércoles, 16 de enero de 2013

Las sesiones de Educación Física I



La sesión de Educación Física es el proceso de enseñanza-aprendizaje que constituye el último eslabón en la programación. Es un proceso complejo y debe ser lo suficientemente  razonado.

  Antes de iniciar la sesión debemos reflexionar sobre la misma para tener en cuenta qué pretendemos conseguir con ella, qué metodología es la más idónea para poder alcanzar lo que nos proponemos así como cuáles van a ser las diferentes partes de la sesión.

  A lo largo de esta serie de artículos trataremos de explicar qué fines pretendemos conseguir con nuestra sesión, qué tipos de enseñanzas podemos emplear y en qué partes podemos dividir la misma para que sea lo más “coherente posible”.

  En este artículo veremos cuáles son los fines que pretendemos conseguir con nuestra sesión, teniendo en cuenta que cada una es diferente y que en cada una trabajaremos unos contenidos u otros. Dichos fines son los siguientes:

- Cumplir los objetivos que pretendemos alcanzar en la misma.

- Favorecer la colaboración y ayuda mutua entre todos los alumnos para salvar las dificultades que se presenten en la realización de las diferentes actividades.

- Fomentar valores positivos (colaboración, respeto, afán de superación, etc.) evitando aquellos que consideramos negativos (peleas, insultos, etc.).

- Llevar a cabo un desarrollo armónico y gradual en la dificultad de los contenidos que se lleven a cabo en el proceso de aprendizaje (ir de lo más simple a lo más complejo,  etc.).

  En cada una de las sesiones será necesario llevar a cabo un tipo de enseñanza concreto, que llevará a su vez una metodología concreta que se adapte a los contenidos que se van a trabajar en la misma. Podemos diferenciar dos tipos de enseñanzas:

1.- Enseñanza por instrucción directa: es una enseñanza donde el foco de interés es el maestro y el alumno se limita a cumplir unas órdenes dadas por él.

2.- Enseñanza mediante la búsqueda: es una enseñanza centrada en el alumno, al llevar a cabo una actividad será el propio alumno el que tenga que indagar para buscar la solución al problema. La metodología que se lleva a cabo en este tipo de enseñanza le proporciona ganas de indagar, buscar la solución al problema que se plantea y le hace ser autosuficiente para cualquier circunstancia que se le pueda plantear dentro o fuera del centro escolar.


  El maestro debe ser capaz de utilizar ambas enseñanzas con el fin de conseguir que el alumno aprenda los contenidos que se trabajen durante la sesión y proporcionarle a este el mayor número de vivencias y experiencias que puedan servirle durante su vida diaria.

  En el siguiente artículo veremos en qué partes se puede dividir la sesión y, en base a las diferentes clasificaciones, trataremos de ver cuál puede ser la más idónea para llevarla a cabo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario